Martín del Yerro Cirujanos Plásticos. C/ General Ampudia, 6. Madrid 28003. ☎ 91 535 24 02.

Buscador

Mama tuberosa. Caso 1

El Dr. Emilio Moreno nos explica la cirugía de remodelación de una mama tuberosa.

Se trata de una paciente de 22 años que acude a nuestro centro (Instituto de Cirugía Plástica Martín del Yerro) para valorar una corrección de la forma de la mama y aumento de volumen de la misma. La paciente es consciente de que la forma de su mama  no le gusta y da prioridad al cambio de forma frente al aumento de volumen.

 En la exploración física se ponen de manifiesto todos los componentes de la mama tubular o tuberosa:

- Falta de desarrollo de polos inferiores y mediales de la mama. Esto tiene como consecuencia que la mama este “caída” desde que se empieza a desarrollar (visión lateral) y que haya mucho espacio entre las dos mamas (visión frontal)

- Herniación de areola: Como el desarrollo de la mama se produce “empujando la areola” el diámetro de esta está sobredimensionado y además adopta la típica forma de “champiñón” “tetina de biberón” o “Nariz de Snoopi”



El objetivo de la intervención es cambiar la forma de la mama, de una forma tubular a una forma natural. Para ello utilizamos un abordaje periareolar, que además utilizamos para reducir el diámetro de la areola. A continuación vamos a aislar la glándula
mamaria, y especialmente la banda de constricción (causante del problema) del resto de estructuras de la mama. Una vez realizado esto lo que hacemos es  cortar dicha banda de constricción y una plastia de sobre la glándula de tal forma que ésta se despliega.

A continuación hacemos un bolsillo debajo del pectoral e introducimos un implantes anatómico de gel cohesivo.

Lo último es suturar la areola, dejando bajo la piel una sutura especial que corrige la herniación de la misma y evita futuras dilataciones.

Las fotos corresponden a una fase temprana del postoperatorio, por lo que aún se observan algunas irregularidades en la cicatriz periareolar, que desaparecerán con seguridad en los meses venideros.

Si observamos los perfiles antes y después de la intervención vemos que la forma de la mama ha cambiado radicalmente; el polo inferior es redondeado (convexo) y no hay rastro del temido doble surco. La areola, además de ser mucho más pequeña, no tiene herniación (forma de tetina de biberón), es decir, es normal. 

Observando el lunar en el escote de la paciente 
comprobamos con mayor claridad el efecto de 
remodelación de la mama
Si observamos los frontales vemos, además del cambio en la forma y la reducción del diámetro areolar, la reducción drástica del espacio entre las mamas y la aparición de un “canalillo” más que adecuado. Si nos fijamos en el lunar que la paciente tiene entre las mamas, podemos observar la drástica reducción del espacio entre ellas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...